Al Día, Noticias de Salud

Investigadores en cáncer piden medidas urgentes para paliar el abandono de patologías no COVID

System Messages

La resaca de la COVID-19 va a ser larga y casi tan penosa como la propia epidemia. Durante meses se ha retrasado el diagnóstico y la atención o directamente desatendido a numerosos pacientes de enfermedades de gran impacto como las cardiovasculares o las oncológicas. Hace tan solo unas horas la Fundación Española del Corazón alertaba, por ejemplo, de que el 55 % de las paradas cardiacas extrahospitalarias que se han producido durante la epidemia  no fueron reanimadas hasta que llegaron los servicios de emergencia por miedo de la población a contagios.

Etapa posCOVIDAhora es la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (Aseica) la que ha puesto la voz de alarma sobre los posibles efectos colaterales de la epidemia. Lo ha hecho con una carta dirigida a la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica, el grupo de trabajo creado en el seno del Congreso de los Diputados para blindar el sistema sanitario a posibles rebrotes y paliar las consecuencias no solo sanitarias que ha dejado la epidemia de COVID-19.

La carta de Aseica, que se suma a las propuestas de expertos convocados por la propia comisión, pero también a las enviadas por la propia sociedad civil, incluye 12 medidas dirigidas fundamentalmente a evitar la resaca de la epidemia de coronavirus, esto es, las patologías que han quedado desatendidas por la avalancha de casos de coronavirus.

La resaca clínica de la COVID-19

En concreto, Aseica, reclama “implementar medidas de choque de forma inmediata para superar la “resaca” clínica creada por la COVID-19 y, de esta forma, volver a conseguir la plena normalización de la asistencia y atención de pacientes de otras patologías”, ya que “la actual crisis ha retrasado el diagnóstico y atención de pacientes de otras enfermedades tan importantes como el cáncer y las cardiovasculares. A corto plazo esto puede incluso verse empeorado si no se piensa en cómo limitar el impacto de la ralentización de los servicios hospitalarios que tiene lugar de forma habitual todos los años en época estival”.

Además, pide medidas para fortalecer el sistema de ciencia con “un aumento de la financiación de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) dirigida tanto a la realización de proyectos de investigación como a la formación y captación/retención de talento joven”.

Presupuestos plurianuales

En este sentido, los investigadores reclaman también “presupuestos de carácter plurianual para la AEI que permitan planificaciones científicas estables a largo plazo y minimizar la burocracia asociada a la gestión de los proyectos de investigación, haciéndola homologable, cuando menos, a países de nuestro entorno”.

Menos burocracia y más talento

Otra de sus propuestas reclama un cambio radical en los procesos de selección de personal por las administraciones públicas en el sector científico. Y ejemplifica el problema actual explicando que “en estos momentos, por ejemplo, es imposible fichar a un Premio Nobel extranjero como funcionario del Estado a no ser que tenga homologados sus títulos profesionales por las agencias españolas. Por otro lado, independientemente de su país de origen, la contratación de científicos en las OPI estatales dura habitualmente más de un año desde que se inicia el proceso de oferta pública. Se necesita menos burocracia, más flexibilidad y más rapidez en estos procedimientos si se quiere atraer talento científico tanto español como extranjero hacia nuestro país”.

Además de incrementar fondos y mejorar la captación de talento científico, se reclama la lucha contra la endogamia del sistema universitario “no podemos seguir permitiendo que un científico español tenga más fácil conseguir una plaza en Harvard que en una universidad española por culpa de los candidatos de casa”

Tandem tecnólogos e investigadores biomédicos

En el ámbito biomédico en concreto, se reclama una mayor inversión en nuevas tecnologías biomédicas. “El país debe de apostar por el desarrollo de nuevas tecnologías de frontera en los ámbitos biológicos (ej., biopsia líquida), de la física y de la inteligencia artificial. Para favorecer estos desarrollos, será necesario también potenciar sinergias entre centros de investigación y hospitales a través, por ejemplo, de la financiación de proyectos coordinados y la posibilidad de afiliaciones institucionales duales de los investigadores y tecnólogos”.

En lo que se refiere a la investigación oncológica en concreto los investigadores han pedido a la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica la Puesta en marcha de un Plan de Investigación en Cáncer y la apuesta decidida por la implementación de la medicina personalizada en el ámbito clínico oncológico

El Instituto de Salud Carlos III, descapitalizado

Entre las propuestas de Aseica para afrontar la era pos-COVID, destaca también la petición de “un fortalecimiento de sistemas de coordinación estatales que permitan afrontar problemas sanitarios que superen el ámbito de una única comunidad autónoma”. Los investigadores denuncian en este sentido que “hay una institución, el ISCIII, que podría cumplir este cometido de ente federal, pero está prácticamente vaciada de presupuesto y personal en estos momentos”.

julio 01/2020 (Diario Médico)